Globered
Consigue tu propia página web

MIS COSAS DE ASTROLOGIA Y ALGO MÀS



0 0 0

SATURNO EN LAS CASAS

Por: ANA MARIA090 | Publicado: 07/04/2011 23:35 |




Mientras que Júpiter evoca una sensación de optimismo y de expansión ilimitada en la Casa en que está Ubicado, Saturno suscita una experiencia casi diametralmente opuesta. En la Casa donde está Saturno no sentimos que la vida sea benévola o confiable, sino que más bien anticipamos las dificultades, decepciones y restricciones relacionadas con esa esfera de la vida, por lo que ahí nos andamos siempre con ojo y mucha cautela. Es frecuente que en la esfera donde tenemos a Júpiter nos deleitemos en una sensación de libertad y de posibilidades ilimitadas, pero si es Saturno el que está ahí, solemos enfrentarnos con restricciones, limitaciones y un sentimiento acosador del deber, las responsabilidades y las conveniencias y obligaciones de la vida.

 

Uno de los rostros del Saturno es el del tirano. Temeroso de que sus hijos pudieran destronarlo, Cronos (Saturno) devoró a toda su progenie. Es en la Casa donde tenemos a Saturno donde debido al conservadurismo y al miedo no nos permitimos dar rienda suelta a nuestra creatividad. El temor de lo desconocido y lo nuevo nos lleva a mantener la situación intacta en esa esfera de la vida, aunque lo que mantenemos ya no tenga nada de maravilloso. En aras de la seguridad restringimos severamente nuestras acciones más espontáneas allí donde tenemos emplazado a Saturno. Como Cronos, en la medida en que nos censuramos, autojuzgamos e inhibimos, estamos devorando nuestra propia progenie, nuestra expresión creativa, la que nace del Sol.

 

Saturno tiene que ver también con el viejo dicho de "lo que siembres cosecharás". En efecto, tras haber destronado y castrado a su padre Urano, Cronos fue más tarde abatido por su propio hijo Zeus. De modo similar, en la carta natal Saturno representa la justicia exacta e implacable. Si descuidamos o evitamos las exigencias de Saturno, nos retorcemos y sufrimos; pero él recompensa adecuadamente cualquier esfuerzo que hagamos. Podemos tratar de negar la importancia de los aspectos de la vida asociados a la Casa donde está Saturno, pero tarde o temprano, como la "Mano de Dios", se revelarán en nuestra vida con una nitidez aterradora, dándonos un golpe mortal porque es ahí donde más nos duele, porque nos exigirá la máxima responsabilidad y porque volverá a nuestra vida un tema que siempre deseamos que nunca fuera a quedar de nuevo desenterrado.

 

Otro de los símbolos de Saturno es el del Viejo Sabio, el Maestro Celestial que se vale del dolor como mensajero para informarnos de aquellos aspectos de nosotros mismos que necesitan der atendidos y cultivados. Al eludir esa esfera no disminuye nuestra inquietud, sino que más bien aumenta, pero al escuchar lo que Saturno trata de enseñarnos o mostrarnos, nuestro sentimiento de inadecuación, de miedo, de inseguridad, de torpeza se transforma gradualmente en una sensación de valor, solidez e integridad cada vez mayor. Al enfrentar el reto de Saturno, nos fortalecemos, y somos recompensados con un conocimiento y una realización cada vez mayores. Como resultado, llegamos luego a convertirnos en maestros en ese campo de la vida que más difícil nos ha sido dominar. De alguna forma, Saturno enseña que es en la limitación donde por primera vez se muestra el maestro, y si aguantamos la presión del desafío saturnino, la recompensa estará garantizada.

 

Otro símbolo de Saturno es el de la cabra montañesa, que en sus laboriosos esfuerzos por ascender hasta la cima de la montaña tropieza con numerosos obstáculos pero que, al final, llega hasta la cumbre. De ahí que entre las cualidades más positivas de Saturno estén el pensamiento cauteloso y medido, el tacto, la perseverancia y una saludable aceptación de la realidad.

 

El efecto de Saturno en una Casa es similar al de Capricornio ubicado en la cúspide o dentro de ella. Por ejemplo, la doctora Elizabeth Kübler-Ross nació con Saturno en la Casa VIII rigiendo a Capricornio en la XI, y ganó renombre por obra del trabajo en profundidad que llevó a cabo en talleres (XI) sobre cómo hacer frente a la muerte, la agonía y el duelo (VIII).

 

Saturno es además corregente de Acuario y también puede ejercer su influencia sobre la Casa que contenga este signo. Así, la doctora Ross tenía a Acuario en la cúspide de la Casa XII, y su trabajo de pionera se llevó a cabo principalmente en el seno de hospitales e instituciones. Sin embargo, en general, la influencia de Urano sobre Acuario parece ser más fuerte que la de Saturno

 

Comenta